sábado, 1 de marzo de 2014

Las Bibliotecas Universitarias Dominicanas frente a las nuevas tecnologías


Luis M. Peña F. 2014

Desde hace ya muchos años las nuevas tecnologías computarizadas, digitales y electrónicas, han estado llegando a nuestro pequeño país República Dominicana. En el ámbito de las telecomunicaciones pasamos de los antiguos "guaya hielos" (término utilizado para referirnos a los celulares viejos) a la pantalla táctil con cámara y video HD de 5, 8, 10, etc. megapixeles de resolución. Todo un mundo multimedios fantástico en un solo aparato, pues hoy en día un celular móvil aúna video, sonido, imagen y algo más. Las tablets - por ejemplo - son unas solución maravillosa para estudiantes y hobistas de la multimedia. Las minilaptops son también una excelente solución estudiantil, etc.

En ese tenor, nuestro país no se ha quedado atrás. Cada día se vuelve más tecnológico; hay más acceso a la internet, a la comunicación móvil, a la televisión satelital - servicios brindados por las compañías Claro, TRICOM, Viva, etc.

Dentro de todo este tecnicismo entran en juego las bibliotecas nuestras. Las bibliotecas universitarias han avanzado mucho y no hay una que no tenga su catálogo en linea o al menos una página web. Es la exigencia de los tiempos en que vivimos. Si buscamos bibliotecas universitarias dominicanas en la internet, encontraremos un amplio catálogo de presencias y, esto es ya un gran logro. Dentro de las que yo, en lo personal, considero que se han destacado están, a saber: 

  • La Biblitoteca de INTEC
  • La Biblioteca de UNIBE
  • La Biblioteca Pedro Mir de la UASD
  • La Biblioteca de la UNPHU
  • La Biblioteca de la PUCMM, etc.

Sus bibliotecas están muy bien organizadas y poseen muy buena tecnologías. Creo que estas universidades han invertido mucho dinero y esfuerzo en lograr sus metas y objetivos y también aludo a la excelente gestión de sus respectivos encargados. Los catálogos en línea de estas bibliotecas están muy bien estructurados con opciones para búsqueda simple y avanzada; con amplia información de sus servicios y fondos bibliográficos.

Pero de todo estos factores positivos, hay un punto que considero no ha sido vencido del todo y es, el temor de los usuarios y bibliotecarios a usar potencialmente las tecnologías que han sido conferidas para su utilización y explotación. Me he dado cuenta en visitas que personalmente he hecho, que no se le da un uso completo a los sistema de bases de datos instalados en sus respectivas bibliotecas. Esto así por desconocimiento, preparación, falta de dedicación al estudio, temor al cambio, o cualquier otro factor similar.

He observado en algunas bibliotecas universitarias de nuestra ciudad, que aún disponiendo de todas las herramientas tecnológicas, se siguen utilizando procesos manuales, como el préstamo de documentos y reportes estadísticos. El estudiante llena un formulario de préstamo, aunque exista un módulo de préstamos y circulación incluido en el software; las estadísticas se hacen digitando manualmente cada formulario llenado por los usuarios, aunque el programa de base de datos incluye un módulo de generación de reporte, etc.

Cuando en un programa de bases de datos como el SIABUC (de la Universidad de Colimas, México), el Voyager (que se utiliza en la Biblioteca Juan Bosch y en la Biblioteca Pedro Mir), el Documanager (basado en bases ISIS) o el sistema OpenMarcopolo (sistema gratuito con bases CDS/ISIS), se realiza el préstamo automatizado, genera de manera automática las estadísticas. Por que estos dos módulos se encuentran enlazados para la generación de reportes. De ahí que, si se hace el préstamo con el sistema manual de formularios en papel, no hay generación automática de las estadísticas ni de los reportes.

Pienso por mi parte, que es una sub utilización del gran potencial que poseen estos programas informáticos diseñados especialmente para bibliotecas y por otro lado una pobre disposición de los bibliotecarios al uso de estas tecnologías. Pienso que si las universidades han invertido tanto en sus bibliotecas y se continúan utilizando procesos manuales, es una acción poco plausible, pues no encaja con la finalidad del programa utilizado. 




2 comentarios:

  1. Saludos desde México, interesante artículo. Sobretodo por manifestar la necesidad de emplear estos software en su totalidad, es decir, automatizar el catálogo bibliográfico no es automatizar la biblioteca. Dada tu experiencia en aspecto de automatización de biblioteca, te pregunto:
    ¿Dónde puedo descargar Winisis y el software OpenMarcopolo? Me interesa implementarlo en una biblioteca pública

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, que no había visto este comentario. Ambos programas se encuentran con facildidad al teclear en el google sus resepctivos nombres. Win isis y otros se encuentran en la página de la UNESCO. Desde aquí: http://portal.unesco.org/ci/en/ev.php-URL_ID=5330&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

      Open Marcopolo desde aqui: http://marcopolo.uner.edu.ar/caracteristicas.htm
      Saludos y 10,000 disculpas.

      Eliminar

El WhatsApp : ventajas y desventajas

 Luis M. Peña 25 de octubre, 2017 Sobre el autor. Licenciado en Lenguas Modernas mención Inglés y Licenciado en Educación mención Bib...